Cuando consigues tu alma gemela, es sumamente especial y un momento donde esto se refleja es en el espacio donde los novios toman el protagonismo de la ceremonia y comienzan a decir sus propios votos.

Como las ceremonias son los momentos más espaciales de la boda, esos minutos donde los novios tienen que mirarse cara a cara para recitarse las palabras de amor que han deseado todo este tiempo volviendo una atmosfera súper emotiva y emocionante.

Los votos, no es más que el sello del compromiso en palabras, es la promesa patentada de amor y de una nueva vida en pareja que debe ser reflejada en cada palabra, este momento tan romántico debe ser preparado y no improvisado.

Siempre, es recomendable escribir los votos y no la noche previa de la boda sino días antes, para hacerlos con calma y sin presión, tomarse el tiempo de pensarlo y no dejar palabras atrapadas. Pueden iniciar haciendo una pequeña bitácora o relato de cómo se conocieron y brevemente como evoluciono la relación para luego relatar los detalles que te ataparon de esa persona especial, la razón que te hizo tomar la decisión de casarte, para continuar con las promesas de amor, que implican no solo lo dulce del noviazgo sino las dificultades del día a día.

Este relato luego de escribirlo, léelo un par de veces, si te sientes e confianza compártelo con alguien muy de tu muy cercano y perfecciónalo para hacerlo sobrio y sublime, no es necesario memorizarlo pero es perfectamente válido llevarlos apuntado así no dejaras pasar ninguna palabra.