En las bodas las tradiciones abundan y muchas de ellas son relacionas con las novias en particular, atuendo, colores, bailes, desfile, entre muchas otras actividades pero una tradición muy especial y particular de ellas es el uso de la liga.

Esta es una pendra discreta y delicada hecha en cintas y encajes con el propósito de ser suave y cómoda, se utiliza sobre la pierna de la novia a la altura del muslo y es una tradición de remonta desde el siglo XIV iniciado en Europa como símbolo de abundancia y suerte, siendo también utilizada como un complemento de la ropa interior de la novia para la noche de bodas como concepto inicial pero como toda tradición se ha ido adaptando a las nuevas tendencias.

Ya la liga es tan importante que se ha creado un espacio para ella, algunas parejas gustan hacer el ritual de sacar la liga dentro de la recepción como símbolo de juego y asignársela al próximo soltero en casarme, se ha vuelto una espacie de seguidilla entre amigos dejando el legado del próximo en casarse.

A fin de cumplir con ambas partes las novias suelen tener dos ligas una para ser parte del juego de los solteros y otra que se mantiene como parte de su atuendo para la noche de bodas.

En sus inicios la confección de la liga se hace en los colores banco y azul, por su simbología entre el amor y a pureza pero aunque no es estrictamente necesario hacerla en esos tonos, la mayoría de las novias prefieren usarla así ya que se mantiene delicado y es una perfecta forma de incorporar el color azul a su look.