Cuando ya tenemos casi todo listo para la boda, luego que ya se ha confirmado quienes asistirán, viene el momento de una tarea muy importa, un poco tediosa pero es tarea de los novios hacer la distribución de invitados, solo los novios conocen sus invitados y son ellos quienes deciden donde se ubicara cada uno de ellos.

Al ingresar al salón los invitados normalmente, consulta cual es el asiento reservado para ello. Por ser las personas seleccionadas para acompañarles en tan especial momento cada uno tiene un lugar especial en la recepción, ahí es cuando interviene el rotafolio, que no es más que una herramienta visual que ayuda a los invitado a ubicar la mesa donde estén reservados sus espacios, además de entrar como un elemento decorativo dentro de la boda manteniendo la paleta de colores, línea gráfica y temática de la misma.

Si bien siendo una herramienta muy útil, hay un sin fin de opciones que podemos usar para esta ubicación, desde los tradicionales vinilos, rótulos de pizarras, hermosos diseños impresos hasta los más creativos con temáticas o sorpresas a la entrada que te invitan a hacer el juego de ubicarse de una forma divertida, o para las recepciones más intimas se coloca una tarjeta de bienvenida en casa asiento que es perfectamente valido. Sin importar que opción elijas, es muy importante no dejarlo por fuera, ya que protocolarmente es la herramienta indicada para que la entrada de los invitados sea fluida, continua y organizada.

Sabemos que es un reto combinar o mezclar a tantas personalidades en una misma mesa pero con paciencia y buscando factores afines de los mismos invitados lo lograras. Comienza con las familias, a organizarlas en base  al número de espacios que tengas en cada mesa y continúa con los amigos y  así con compañeros de trabajos para que aproveches al máximo los espacios. Recuerda no sobresaturar las mesa ni dejarlas muy vacías.