Sabemos que la comida es un punto de suma importancia en una boda, garantizan el éxito o el fracaso de cualquier actividad lamentablemente y una buena comida siempre debe ser acompañada de unos deliciosos postres.

El tema de los postres después de la cena ha revolucionado, hace tiempo se dieron a conocer las famosas mesas de dulces y hasta el día de hoy siguen siendo un éxito para las bodas, las mesas son lindas y aporta mucho a las bodas.

Con esta tendencia que se ha quedado para rato, el hecho de que se puede jugar con modelos, colores, texturas y sabores, todos en un mismo lugar, es muy divertido para los novios como para los invitados, además que hasta se  puede involucrar en el tema o en la decoración de tu boda, por otro lado te dan la oportunidad de complacer a tus invitados con bocaditos dulces de múltiples sabores.

Estas mesas se suelen aperturar luego de la comida  para que los invitados elijan los sabores de su preferencia y puedan degustar varias opciones, esto se ha convertido en un rubro casi obligatorio en las bodas y las pueden complementar con un pequeño pastel de bodas que no es protagonista pero sigue la línea de la decoración y la armonía a los postres en la mesa.