Cuando tenemos la oportunidad de asistir a una boda nos preparamos para el momento de una forma especial, ya que seguro quien los invito nos considera realmente importantes para acompañarles en su día.

En ocasiones siempre vemos la ceremonia desde el punto de vista de los novios por ser los protagonistas del momento  pero cuando somos invitados no sabemos en ocasiones donde ubicarnos de la mejor forma.

Recodemos, si no estamos dentro del cortejo o no somos familiares directos de los novios como padres, abuelos o hermanos lo ideal es que tomemos posición a partir de la tercera fila, normalmente, las primeras dos filas están reservadas para el cortejo o personas principales para la pareja así que debemos respetar y no tomar posesión de ese espacio;  ya si la tercera fila no está reservada podemos fácilmente ubicarnos ahí.  Lo ideal es llenar los espacios vacíos de adelante hacia atrás.

No es recomendable sentarse en las últimas filas a menos que no haya espacio, aunque no seamos familiares directos la idea que por ser invitados podamos disfrutar, ver y oír la ceremonia sin problema, y así los novios se sentirán mas acompañados sobre todo en esas iglesia que son extremadamente grandes.

Si tenemos una participación en la misa como tal, en el rol de monitor, lector u orador lo ideal es posicionarse en el costado izquierdo  del sacerdote ya que usualmente se encuentra de ese lado el ambón para los participantes de la ceremonia a menos que la iglesia tenga un ambos para lector especifico y este en el otro extremo, pero lo importante es estar cerca ya que se necesita que al ser llamado no sea muy larga su duración ni recorrido al llegar al ambón.

Si somos parte del cortejo el escenario cambia, debemos ser muy acometidos y atentos a los detalles que indique la organizadora  para que estén en orden a las necesidades que se requiera, por ejemplo para pasar los símbolos o firmar el acta, en este caso si debemos posicionarnos en las primeras dos filas, dependiendo  del rol seria a mano derecha o izquierda pero si cerca del altar.