Como una boda es un momento mágico, único e irrepetible queremos diséñalo lo más parecido a la pareja ya que los momentos que se vivan quedaran para la historia de sus invitados, así que debemos activar todos los sentidos no es solo la vista, sabores y olores también es el oído y por ello siempre debemos tomarnos el tiempo de elegir la música de la boda.

Dependiendo del  tipo de boda, la locación, la hora y el tipo de invitados esto va a influir en la selección de la parte musical pero tenemos momentos muy puntuales y conocidos que no debemos dejar por fuera y si o si tenemos que elegirlas las melodías para ello.

Independientemente de que tipo de ceremonia tengan, la primera parte musical que debemos pensar es en la ceremonia, luego de elegir el formato musical acorde con la misma, debemos tener las canciones de desfile de la novia y del novio junto al cortejo, por ser un momento tan especial y de gran expectativa debemos seleccionar algo que los conecte con la pareja, por eso lo ideal que se sean canciones que les gusten tanto a la novia como el novio así al desfilar será mucho más emotivo.

Un segundo momento que no es menos importante es la llegada de los esposos a la recepción, se inicia con el primer baile de esposos y ese debe ser una canción que sea digna de la pareja, algo que se hayan dedicado, que sea parte de su historia o que bien les guste a ambos y la puedan bailar, en ese tema el cielo es el límite ya que podemos incluir desde melodías clásicas y sencillas a géneros modernos.

Ya una vez iniciada la recepción podemos coordinar las canciones de carnaval, baile con los padres, para la liga, para el bouquet, etc. y también podemos seleccionar las tendencias musicales que deseamos manejar para que todos los espacios sean en concordancia con las actividades de la boda.