Luego que terminamos la ceremonia, ya se han vivido muchas emociones y vienen otra mezcla de sentimientos a flor de piel que es cuando ya se presentan oficialmente como esposo, la entrada al salón con todas las miradas encima y ansiosas de verlos desfilar e iniciar el primer baile de esposos.

Los invitados sentados en sus asientos y esperando la entrada, los reciben con aplausos y una gran energía y es el momento de digiriese a iniciar el primer baile, el momento más popular en las bodas y el más esperado por la novia. Anteriormente, era tradicional que este baile sea representado por un vals y esta tradición remota a la Europa medieval donde se inició la práctica del baile con la versión más pura del vals, hasta el siglo XVIII con la llegada de géneros musicales, el vals llego a resaltar en las reuniones de los aristócratas en sus celebraciones más especiales para luego migrar a las fiestas nupciales por lo especial del mismo.

Así que el vals propiamente dicho siempre será bien recibido en el momento del baile de esposo, pero como todas las cosas este concepto se fue tropicalizando a través de los años y si bien sigue siendo sumamente especial pero con la salvedad ser  expandido a otros géneros, ahora es común bailar un género más moderno como salsa, merengue, rock, bachata o incluso un mix de géneros que nos permiten hacerlo más personalizado.

Por ser un momento de peso es importante tomarse el tiempo para seleccionar la música idónea que sea de su agrado y practicarlo para no improvisar, más aun si no somos muy diestros como bailarines, solo pónganse en ensayo o acudan a unas clases de bailes donde pueden orientarse en un lindo baile, ya para los más extrovertidos pueden ensayar su baile para ponerlo en pie el día con dinamismo y entusiasmo para su boda, baila y no te detengas por nada ya que es tu día especial!