Cuando estamos en una boda escuchamos la frase “bendice estas arras que el Novio  pone en manos de la Novia como signo de tu bendición y prosperidad”, es muy común que en una ceremonia estén presente el símbolo de las arras pero a veces no sabemos si incluirlas o no.

Muchos no saben cuál es el significado y lo ven como un requisito pero si son parte fundamental de la ceremonia y de los acompañamientos del matrimonio como tal.

Las arras se componen por 13 monedas que los novios intercambian en su boda, esto corresponde básicamente a la representación de los bienes que compartir de ahora en adelante con esta unión. Estas son de origen romano-germánico, pero el ritual viene de establecer 12 partes que corresponde a 12 monedas equivalentes a los 12 meses del año a fin de mantener bienes y prosperidad durante todo ese tiempo; pero tenemos una moneda adicional la número 13 que representa una parte para los menos afortunados.

Al momento de la ceremonia hay dos formas de hacerlo en rito romano o en rito hispano cada una se inicia con el sacerdote recibiendo las arras de un paje y bendiciéndolas para luego los novios reciten de acuerdo al ritos seleccionado;  en el romano: quien las entrega dice el nombre de su cónyuge seguido de “recibe estas arras como prenda de la bendición de Dios y signo de los bienes que vamos a compartir” y el hispoano: el cónyuge que las ofrece dice “estas arras te doy en señal de Matrimonio”  y el que las recibe recita“Yo las recibo”.