Sin duda los anillos se han vuelto el símbolo autóctono de una boda, son la fiel señal de alianza entre dos personas, es un elemento infalible que no pueda faltar en la boda y no hay quien no los tenga presente en su día especial; no importa que estilo de boda tengas, grande, temática, playera o pequeñas están siempre presente en todas.

Los anillos simbolizan la unión y por ellos luego de la boda siempre se deben tener presentes, el uso de este símbolo es muy antiguo tanto así que viene denotado de la época de  los egipcios. Se dice que aproximadamente 2800 ac la dinastía egipcia inicio esta práctica de intercambio anillos con el fin de simbolizar a unión en matrimonio, basándose en que la joya con figura circular es una perfecta definición de infinito, no tiene inicio ni fin, por ellos era el lazo simbólico más importante ya que al intercambiarlo se daba señal de fidelidad y así iniciaba el lazo matrimonial, esta tradición se fue popularizando a tal punto que hoy en día sigue presente en casi todas las culturas.

En el antiguo testamento de la biblia, el novio pedía de la mano de la novia con un anillo ya luego en el siglo IX el Papa Nicolás I decreto que dar el anillo a la novia era símbolo de compromiso y señalaba que el hombre deseaba contraer matrimonio, así que la tradición ha tenido peso desde nuestros antepasados.

En aquella época se inició el uso de anillo de cuero, al ver su notable desgaste se cambió a joya de hierro y poco a poco con la evolución de los elementos fueron cambiando los materiales hasta llegar a hacerlos de oro y plata. Usualmente, el anillo se usa en el dedo anular izquierdo por ser el que posee la vena que llega directo al corazón.

En toda ceremonia, estos son el protagonista sin importar el tipo que se, desde una ceremonia civil donde se hace un ritual de intercambio, hasta una ceremonia religiosa donde se bendicen y se intercambia junto al recital de los votos matrimoniales quienes sellan el compromiso. Así, que no solo es una joya, sino un reflejo de  valores: compromiso, unión y fidelidad infinita.